>

La entrevistamos en su departamento frente al río Hudson en Alto Manhattan, a dos cuadras de la Universidad de Columbia.
Tiene casi 82 años y sigue escribiendo y dictando conferencias. Camilo fue el de la idea. Ya conocía desde Lima del valor de sus estudios sobre César Vallejo y la literatura latinoamericana. Además Ana era su amiga y le dio su teléfono. “Tenemos que entrevistarla”, dijo Camilo. La entrevista fue realizada el jueves pasado y al parecer va a salir publicada este domingo en el Dominical de El Comercio.

¿Por qué es importante Jean Franco? Primero, por ser pionera: Cuando en Inglaterra nadie sabía siquiera de la existencia de una literatura en Latinoamérica, ella ya estaba escribiendo una tesis (pura casualidad dirá la británica Jean Franco y nos hablará sobre un viaje alrededor de 1950 a Guatemala y a Ciudad de México donde participó en las veladas poéticas de Juan José Arreola). Segundo: porque Franco sitúa a Vallejo en el contexto que se merece dentro de la literatura universal.

Mucho se ha exaltado al “pobrecito Vallejo”. Poco se conoce del lector aplicado de la teoría evolucionista. El alma de Vallejo era un alma sacudida por el descubrimiento de Darwin: el hombre es sólo un peldaño más alto en el proceso de la evolución de las especies, no el centro del mundo. Poco se habla del poeta que leía las escasas traducciones que llegaban de Mallarme o de Rimbaud. Muy poco se menciona al Vallejo que leía con pasión los folletines periodísticos que publicaban a Dostoievski, a Shakespeare o a Dickens. Gran parte de su obra –Trilce principalmente–, está marcada por la lucha entre el conocimiento adquirido y los valores católicos recibidos en en el hogar. Imagínense a Vallejo descubriendo lo que él descubría, en una sociedad aún estacionada en el siglo XVIII en la que cual la idea de “poeta” era José Santos Chocano, cantándole a los caballos de los conquistadores y a las instituciones establecidas, como un payaso más en el carnaval de Lima. Un poeta no hacía preguntas en esos tiempos. Vallejo se las hizo todas–muchas de ellas antes que los mayores poetas europeos- y de sus respuestas salieron los magníficos poemas que conocemos.

El poeta latinoamericano más conocido en Estados Unidos–tal vez el único–es Pablo Neruda. Franco opina que la intensidad de Vallejo es superior a la de Neruda. A la luz de su libro (César Vallejo, La Dialéctica de la Poesía y el Silencio, Sudamericana 1976, 1984) se aprecia mejor la magnitud del legado del poeta peruano.

Anuncios