No se pueden comprar los buenos finales

Tampoco los finales imposibles

Llegan con los duendes en los sueños

O los trae la paciencia con los años.

 

 

Los buenos finales llegan solos, aparecen

Saben que nadie

Los estaba esperando.

 

 

 

 

Anuncios