>

Deberle promesas a Judea,
viviendo en los canales de Venecia,

En la sangre bulle el ansia de venganza
la que ahuyenta la fortuna de las lanchas,

Aguardas la sentencia,
sabiendo que has de ser premiado.

Te has vengado con nosotros
en el Bronx, cuatro siglos after.

Mr. Dunbar imita la voz de Shylock, y divide el mundo de Venecia en tras mundos diferentes: el de los cuentos de hadas de Belmont, el de los jovenes ricos, mercaderes venecianos, el del dinero y el comercio, el del judio Shylock.
Portia, heroina, una de las pocas mujeres en Shakespeare que se eleva por encima de todos los heroes, memorable.
Y las menciones frecuentes a la cena, a la identidad perdida y a esa tristeza indescifrable de Antonio. Tristeza por Bassanio? A quien ama por enciam de todas sus riquezas? Tristeza premonitoria?
No te olvides que el tema judio era popular entre las masas inglesas. Shakespeare escribia para el pueblo, su objetivo era la usura como Shylock, el se beneficiaba con la risa y el llanto de la platea, con los aplausos de las ultimas filas.
No te olvides que dice: Solo somos actores cumpliendo con nuestro papel en este escenario.
Si Shakespeare viviera en el siglo XX hubiera sido el creador de Big Brother o un perfeccionista productor del Jerry Springer show.

Anuncios