Mario Gasa Veros es un escritor. Vive en mi mente. Cuando empieza a hablarme sé que debo coger un pedazo de papel o encender la computadora y escribir.

Mario es exigente. No puedo escribir de cualquier cosa. El estilo y el tema tienen que ser extraordinarios y originales. A veces me pregunta: ¿Qué lado de tu cerebro funciona cuando lees La guerra y la paz ?

Me grita que estoy confundiendo el color de las hojas de mi calendario con el estado real del tiempo, que me estoy alejando de la verdad. Me asomo a la ventana y veo un día nublado. El 25 de noviembre del calendario es de color azul. He estado viviendo demasiado tiempo bajo la influencia de la computadora, dentro del caos organizado del ciberespacio. Y no lo lamento. Esto me alimenta.

La realidad es un enorme televisor y me dedico a cambiar de canal para evitar aburrirme. Todo ya está lotizado y sin embargo presiento que se puede encontrar un espacio nuevo. Gasa Veros me obliga a buscarlo. Puedo estar el día entero en este proceso de soñar despierto. En las noches debo escribir.

No sé a donde voy ni por qué te escribo. En algún momento Gasa Veros desaparece y respiro tranquilo. Sé que no por mucho tiempo.

Picture: Neuromancer, ballruns.

Anuncios