Buscar

The New York Street

Un blog lleno de historias

fecha

20 noviembre, 2005

>Hijos

>

Eran tres hijos
y a los tres heredaría
un imperio ensangrentado.

Dos han salido lisonjeros
El menor: un atrevido.

Mira los ojos, mira los ojos, mira los ojos
El sonido fulminante de una escopeta
Mira como pasa el ciclón, las flechas

Ese cielo limpio, claro.
Una mano de amor
Un susurro de padre a hijo.

Nada vive en la tragedia
muere el guerrero, mueren los hijos
muere el boceto de William por órdenes
de Kurosawa.

Amar a Ingmar

Tres hermanas tres
las lágrimas rojizas
descienden por la pálida piel
de Anna.
Ojos grandes como sus senos, inmensos
maternos, robustos,
llenos de dicha.

Agnes a punto de morir
los tres juntos otra vez
en la casa de madre
el columpio
de niña osabas espiar.

¿Por qué me besas?
¿Por qué tus labios corren rápido hacia mi boca?
¿No sabes cuánto te odio?
¡Cuánto destesto tu estúpida felicidad¡
Tu sonrisa sin complejos, post-histórica.

El hombre le teme a la muerte
y somos tres hijas temiendo la suya
a las dos nos ha dejado la casa, el poder sobre Anna
a la más débil le ha quitado todo
¿Qué te hizo Agnes, Ingmar?

Corte a rojo. Nostalgia. Lear. Poder.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: