Buscar

The New York Street

Un blog lleno de historias

fecha

3 diciembre, 2007

Ceremonias de amor

I

Ceremonia de amor
Entre las catedrales
Abre las ventanas y mira
La calle de los Telares
Más allá de Mercedarias
Te doblas en dos
No volveré a intentarlo

Con lágrimas me pides
Que lo vuelva a hacer
Pero despacito…
Ceremonia
de
Amor

II
Se fue cargado por las
Alas que lo anunciaban
Golpeó las puertas
Nudillos envueltos en tu ropa
Cruje la cama
Otra vez,
Dulcemente, de nuevo
Y estallas como esta noche
¿De Satipo?
La piedra vive, la carne muere
-no sabemos aún nada de la muerte-
El amor para combatir el sueño
Después de una buena cena
Un buen sequito

III
Y la gringuita, su cabecita
Ruuubia ruubia
Sobre mi brazo
Yace a mi lado
Pace
Desnudos, mirándola
Algo que no termino de entender
Hablo de esta noche

¿Te gusta mi ropa de baño?
Es de piel de jaguar

Ni siquiera te cubres, gringuita
El sol es de una franca vulgaridad
Te jodiste, poeta

IV
Me dejaste una panty
Que aún no has recogido
Me dejaste un par de zapatos de taco
Tú me dejaste feliz
Ceremonia
de
Amor.

El poema Treintaycinco

Allí afuera existe un mundo
Que quiero ver
Por eso viajo.

Escribo una bitácora de sueños
“Hoy soñé con un barco
Atravesando la tempestad”
Entre el ruido de las sirenas
Mi barco se hacía a la derecha

O la escena del parque
Cuatro muchachos. Un cuetecillo
¿Quieres que lo reviente con la mano?
¿Quieres que me reviente la mano?
Gringo:
Yo fui siempre en el asiento de adelante
Yo nunca usé cinturón, gringo.

Saca las manos pequeño.
Ese es el olor del mar
Ese es el olor de Lima
Viajo también, es cierto
Para olvidar que nací en una ciudad gris

Mis mejores recuerdos
Son los del mar
Y el mar es grandísimo

Hacia allá viven los Nibelungos
En el este los Yahoos
Al sur los Rolling Stones
¿Al norte? ¿Papá, qué hay al norte?

La escena es el parque
Y cuatro muchachos
Revienta un cuetecillo CHINO
Salta el niño sobre el parque
¿Qué brota caliente?
Ese es el olor de la sangre
Grita, grita
Cuando uno grita se va el dolor
Cuando uno grita aparecen los vecinos
Cuando uno llora es maricón
Y así es la vaina, poeta

Lima es compleja, inmensa
En alguna parte de ella, conocí también
El olor del amor.

NY Nov 5, 2006

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: